Portal Web de la UNELLEZ - Venezuela. Dirección: Av. 23 de Enero, Redoma de Punto Fresco, Sede UNELLEZ - Barinas. Rif G-20007705-0 Teléfono 0273-5302111

-
  • 1

Ultimas Noticias

Como satisfactoria y amena calificaron los representantes de los gremios de profesores y sindicatos de empleados y obreros del sector universitario del país, la primera reunión sostenida este miércoles, en horas de la noche, con Pedro Calzadilla, nuevo titular del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (Mppeu).

Al respecto, Sergio Ramírez, representante de la Federación Nacional de Sindicatos de Profesores Universitarios (Fenasinpres), destacó la importancia del encuentro, en vista de que con “menos de 48 horas de haber asumido el cargo por disposición del presidente Nicolás Maduro, nos haya solicitado reunirnos a fin de continuar trabajando con la normativa laboral recientemente introducida ante el Ministerio del Poder Popular para el Trabajo y la Seguridad Social”.
 
El dirigente sindical manifestó que “los representantes de la Federación Nacional de Trabajadoras y Trabajadores Universitarios (Fetrauve), Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores de la Educación Superior (Fenastrauv) y Fenasinpres estamos a la espera de que el ministro Calzadilla anuncie pronto la instalación real de la normativa laboral, que además de ser un instrumento reivindicativo, estamos participando las tres federaciones que hacemos vida en la comunidad universitaria (…) por primera vez estaremos regulados por una misma normativa legal los docentes, trabajadores administrativos y los obreros”.
Felicitó la iniciativa de la reunión ministerial porque “sabemos que de esta reunión de trabajo saldrán soluciones profundas”.
 
Sobre el llamado a paro realizado por la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), expresó de manera rotunda que “evitaremos cualquier excusa que pretenda el sector de la oposición para iniciar un saboteo en las universidades. Nosotros les decimos que no, pues estamos muy claros de sus pretensiones. Nosotros, como representantes del sector universitario, tenemos un compromiso con las distintas casas de estudios y con la Revolución Bolivariana. Estaremos pendiente de lo que ocurre, por lo que no permitiremos ningún paro (…) lo que ha estado ocurriendo es más un paro mediático, un plan conspirativo que caerá por su propio peso”. (Fin/ Texto: María T. Chávez/ Foto: Osly Hernández)
 

 FELIZ DÍA DEL TRABAJADOR Y LA TRABAJADORA

 ¿Quién inventó el trabajo y por qué?

 ¿Fue una bendición o una maldición? 

 

Desde el principio de la Biblia, vemos que Dios es el que ha inventado el trabajo. En primer lugar, Dios trabaja, como afirmó Jesús: "Mi Padre hasta ahora trabaja y yo trabajo" (Juan 5:17).

"Dios es un Dios activo; no es un aristócrata griego que vive en estática contemplación o en absurdas bacanales en el Olimpo". Dios, al encarnarse, también escogió "la vida de un trabajador pobre en una aldea pobre".

Lejos de imponer una condena, Dios dio a Adán y a Eva las instrucciones de su tarea como parte de su bendición: llenar la tierra, sojuzgarla, señorear (Génesis 1:28). Puede que estas tres funciones no parezcan tener mucho que ver con el trabajo que hacemos de día a día pero en realidad lo tienen, más de lo que pensamos. Un día normal en la vida de Adán y Eva trataría de plantar semillas, cultivar la tierra, hacer una "base de datos" con los nombres de los animales... porque eso era lo que Dios les mandó hacer en Génesis (cuidar del jardín del Edén). Al recibir estas tareas (trabajos), en ese momento se convirtieron en colaboradores de Dios, "trabajadores con y para Él".

Por lo tanto, una perspectiva bíblica del trabajo es aquella que lo ve de por sí como algo creado por Dios para la humanidad. El trabajo lícito, independientemente del que sea, glorifica a Dios; es el plan original para la humanidad. Es más, aquellos que no creen, también creados a imagen y semejanza de Dios, glorifican a Dios con su trabajo, ¡y ni siquiera lo saben! El trabajo lícito es algo positivo para nuestras vidas. Conlleva fruto por su misma naturaleza (Proverbios 14:23), beneficiándonos de las siguientes maneras:

- proveyendo para nuestras necesidades físicas y las de nuestra familia;

- manteniendo nuestra mente y manos ocupadas en tareas constructivas, alejándonos del vicio;  desarrollando nuestras capacidades mentales y físicas, nuestros talentos;

- desarrollando nuestro carácter: así teniendo la oportunidad de aprender responsabilidad, gratitud, obediencia, atención, diligencia, justicia, sacrificio;

- preparándonos para tareas más amplias o difíciles que Dios tiene para nosotros (Mt. 25:21);

- acercándonos a Dios, al ver que el trabajo en sí no llena, que necesitamos sus fuerzas ante retos específicos, que él finalmente es quien provee para nuestras necesidades.

-supliendo un medio para aportar a la sociedad y servir a otros;  abriendo nuestra esfera de influencia y testimonio.

Entender tanto el origen del trabajo como sus propósitos y beneficios es el primer paso hacia una actitud cristiana ante el trabajo.

Dios bendiga las manos trabajadoras y sobreabunde de su gracia para aquellos que lo hacen con alegría.