Quién está en línea

Tenemos 19 visitantes y ningun miembro en Línea

UNA ABRAZO DE LA FAMILIA UNELLISTA A PROPÓSITO DEL DIA DEL ABRAZO EN FAMILIA

 
La familia, llena del Espíritu Santo, recibe a Dios y lo da a conocer. Aquí está la fuente de la solidaridad plena, que se difunde de variadas formas para buscar la plena realización de todos.

La Semana del Abrazo en Familia es una bella oportunidad para intercambiar en el grupo familiar las inquietudes y los anhelos en compromisos entre los miembros mismos de la familia y entre los demás hermanos, de modo que crezcamos en el espíritu de solidaridad dentro de la familia y en relación con las otras familias.


Que Dios derrame el Espíritu Santo sobre la familia unellista y venezolana para que podamos descubrir en Cristo la fuente de la solidaridad y en el amor a Dios nos constituyamos en constructores de la civilización del amor desde nuestra propia familia.

"Todos nos damos cuenta de cuán importante es reconstruir, donde estén rotos, y consolidar, donde ya existen, los lazos de amor y fraternidad entre los miembros de la familia, hogar y pequeña Iglesia, para los creyentes, y en la gran familia venezolana.

En efecto, las familias son los núcleos comunitarios mínimos sobre los que se cimienta y se fundamenta todo el tejido social de la sociedad y de la comunidad eclesial" El principio de Solidaridad expresado también con el nombre de "amistad" o "caridad social" es una exigencia directa de la fraternidad humana y cristiana.

En la familia se gestan las actitudes y valores que trascienden en solidaridad social; Éstas están indisolublemente ligadas a la experiencia de vida y se transmiten a través del ejemplo. Colabora de manera integral y profunda en la construcción del mundo. Como en toda Institución, en la familia operan redes de interrelaciones que la afectan directa o indirectamente, que influyen en ella positiva o negativamente con lo que ocurre en el mundo, en el país, en la ciudad, en la urbanización o sector donde esté ubicada. Como producto surgen informaciones que son procesadas internamente por los diferentes actores, quienes al interactuar en convivencia pacífica, las transforman para responder al logro de un objetivo común: formar una persona sana física y psíquicamente, consciente de sus valores, de sus deberes y derechos, capaz de influir solidariamente en todas las instancias sociales.Se generan actitudes y valores como:sentido de pertenencia, cooperación, comunicación abierta y participación.

Todo esto culmina en una familia capaz de construir y compartir un proyecto de vida común y que, a la vez, se inserta como un subsistema del sistema total que es la sociedad."Su primer cometido es el de vivir fielmente la realidad de la comunión con el empeño constante de desarrollar una auténtica comunidad de personas" (Familiaris Consortio)"Recordando a San Pablo, todos los miembros del cuerpo son importantes. Si un miembro se enferma todo el cuerpo se enferma.


Todos en la sociedad cargamos con los otros y nos preocupamos por quienes se desvían normativamente o por quienes no tienen un nivel de vida digna, porque en ello está en juego nuestra humanidad. La solidaridad es por tanto una virtud correspondiente con la igualdad humana" Familiaris Consortio...

Al ser la familia un sistema, tiene una manera de operar: la convivencia. Ésta es enseñada y aprendida en familia ya que el con-vivir (vivir con...) es algo que se construye y para lo cual es necesario: Solidaridad: sentirnos responsables del otro. Cooperación: posibilidad de operar con el otro complementándonos. Responsabilidad: compromiso con una situación que nos involucra. Participación: poner en común las capacidades para solucionar los problemas. Comunicación: encuentro y comunión de ideas. Pertenencia: sentido de unidad, cohesión.

Publicado por PRENSA VIPI